De la inexistente Ley de Mecenazgo a la Reforma Fiscal de 2015

De la Ley de Mecenazgo a la Reforma Fiscal

Ya a finales de septiembre de 2014 , el Secretario de Estado de Cultura confirmaba lo que era un secreto a voces: la prometida Ley de Mecenazgo quedaba diluida en la Reforma Fiscal de  2015 y por tanto reducida a una ligera ampliación de las deducciones fiscales ya existentes.


La reforma de la Ley de Mecenazgo fue una demanda reiterada del PP en la oposición y, tras ganar las elecciones en 2011, se convirtió en su gran bandera cultural. Aunque no se precisaba en su programa electoral, se llegó a hablar de deducciones del 70% en el IRPF y 60% en el Impuesto de Sociedades para las donaciones a entidades sin ánimo de lucro.  Pero la ley  estaba a expensas del Ministerio de Hacienda, que invitaba a esperar a unos buenos indicadores económicos para hacer una ley más ambiciosa en cuanto a deducciones. Sin embargo, Cristóbal Montoro le ha ganado la partida a Wert y Lasalle y, a pesar de que las previsiones macroeconómicas son optimistas, no se ha aprobado una nueva ley, sino que se ha limitado a hacer unas mínimas ampliaciones de las deducciones por donación a entidades sin ánimo de lucro en el marco de la Reforma Fiscal.
Veamos en qué quedan las deducciones por donación:

La novedad más llamativa reside en que por primera vez se premia el micromecenazgo o crowdfunding, con una deducción del 75% en el IRPF para los primeros 150 euros y del 30% para los siguientes. Este 30% supone una subida de la deducción general de IRPF que estaba en vigor, del 25%. Seamos claros: está bien que se fomente la aportación de pequeñas cantidades,  y seguro que habrá proyectos que, con buenas campañas, saldrán adelante con esta forma de financiación, pero sigue tratándose de un mecenazgo residual.

Las deducciones en el Impuesto de Sociedades no se amplían (he aquí la enorme desilusión) y se mantienen en el 35%.

Sí es interesante la idea (que no las cantidades, aún insuficientes) de premiar la fidelidad de cualquier mecenazgo que apueste por un mismo proyecto durante más de tres años con un aumento en la deducción de un 5% adicional, lo que supondrá un 35% para personas físicas y  un 40% para sociedades. El mecenazgo a medio y largo plazo lleva a relaciones fuertes, estables y de confianza capaces de generar iniciativas mucho más ambiciosas, por lo que aplaudimos el premio a la fidelidad.

Los tipos que hemos mencionado entran en vigor en 2016, estableciéndose tipos transitorios para 2015 tal como se recoge en este cuadro
Aparte del mecenazgo, la Reforma Fiscal regula también en el Impuesto de Sociedades las deducciones por producciones cinematográficas y escénicas.
En junio, el anteproyecto de la reforma fiscal ya anunciaba las medidas referentes a  las producciones cinematográficas y tampoco atendía las demandas del sector, que esperaba una subida de las deducciones al 25 o incluso el 30%. Finalmente, sólo suben del 18 al 20% para el primer millón de euros y la cantidad total deducida no podrá superar los tres millones ni el 50% del coste total de la producción. Es necesario obtener el certificado de nacionalidad y la acreditación de carácter cultural emitido por el Instituto de Cinematografía y Artes Visuales y depositar una copia en la Filmoteca Nacional o filmoteca autonómica correspondiente.
También se contemplan deducciones del 15% en esa Reforma Fiscal para rodajes de producciones extranjeras que realicen en España un gasto de al menos un millón de euros. Hay países en los que esta cantidad es superior, por lo que la elección de España queda aún sujeta a necesidades de rodaje más que a los beneficios fiscales.
En cuanto a artes escénicas, la reforma incluye una deducción del 20% de los gastos artísticos, técnicos y promocionales de la producción y exhibición de espectáculos en vivo, con un máximo de 500.000 euros. El importe de la deducción más las subvenciones recibidas no podrá superar el 80% de los gastos totales y el 50% del beneficio obtenido tendrá que reinvertirse en actividad escénica en los cuatro años posteriores. Para que la deducción sea aplicable será necesario haber obtenido un certificado del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música
Las deducciones por innovación tecnológica incluyen el desarrollo de actividades de proyectos de demostración inicial o proyectos piloto relacionados con la animación y los videojuegos, así como la creación de prototipos no comercializables. Se podrá deducir el 12 % de los gastos

Cual es el panorama que deja la Reforma Fiscal

Si nos atenemos a las enormes expectativas generadas, el panorama es claramente decepcionante. Tras el batacazo de 2012 de la subida del IVA, todos los sectores contaban, si no con una revisión del mismo, al menos con incentivos fiscales vía deducciones mucho más ambiciosos.
Pero esto es lo que hay y esto es con lo que tenemos que trabajar. Habrá que seguir luchando por el IVA y por una Ley de Mecenazgo propiamente dicha (que no sólo regule más y mejor las deducciones fiscales, sino que promueva activamente este tipo de actuaciones y establezca marcos más favorables para las relaciones entre mecenas y beneficiarios).
Pero la Ley de Mecenazgo tampoco iba a hacer que, de repente, el dinero creciera de los árboles, como muchos piensan. La legislación no es la única razón por la que aún el mecenazgo cultural sea una actividad limitada en nuestro país. Para obtener donaciones tenemos que trabajar mucho en gestión, transparencia y buen gobierno, porque sin buenas prácticas, sin instituciones claras, bien gestionadas y con buena reputación, será mucho más difícil conseguir mecenas.
También tenemos que tener en cuenta que el mecenazgo contempla no sólo las actividades culturales, sino también las científicas, educativas, sociales, etc. que están acaparando cada vez más los destinos de las donaciones. En tiempos de crisis, la cultura es vista como una responsabilidad  secundaria respecto a otras carencias sociales y hemos de realizar un esfuerzo adicional para comunicar su necesidad.
Para atraer la inversión privada a nuestros proyectos, hemos de luchar por una legislación más beneficiosa y acorde con la de otros países, pero también hacer un esfuerzo para que nuestras organizaciones sean atractivas para la sociedad civil, para encontrar marcos de diálogo en los que mecenas o patrocinador y entidad cultural se vean mutuamente beneficiados sin menoscabo de la calidad de la programación, para obtener la buena imagen y credibilidad necesarias para que particulares y empresas quieran colaborar desinteresadamente en nuestra causa.

Separator image Posted in General.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *